Acerca del regateo

Buenos días,

aprovecho unos minutos libres para escribiros sobre un fenómeno que estoy detectando en los market a los que estoy asistiendo este otoño: el regateo.

Cuando un diseñador / artesano / artista establece el precio de sus productos tiene en cuenta los costes asociados a la elaboración de sus diseños (la materia prima, la electricidad, alquiler de taller si procede, desplazamientos…), el tiempo empleado en la elaboración de los mismos y un margen de beneficio que le gustaría obtener en la comercialización de cada artículo.

Para muchos de nosotros la venta de nuestros productos es nuestro medio de vida, para otros es una actividad que se desarrolla en el tiempo libre. En ambos casos supone emplear nuestro tiempo en realizar nuestras creaciones.

Me recreo tanto en la explicación para que quede claro el concepto que os quiero transmitir. Cualquier persona que trabaja por cuenta ajena tiene un salario (probablemente menor del que merecería) en teoría en función de sus horas de trabajo, su cualificación y su valía. Creo que no estaría bien visto que en un mes cualquiera el jefe le dijera a ese trabajador que en lugar de cobrar 1248,50€ (un ejemplo, sin más) cobraría 1230€.

Si asumimos que el ejemplo anterior es un despropósito, el regatear a una persona que está en una feria, mercado o similar también lo es. Cada vez que nos decís que os hagamos ‘precio especial’, ‘una rebajita’ o ‘un descuento’ nos estáis poniendo en un aprieto. Intentamos disimular de la mejor forma que podemos el malestar que la situación nos produce y explicaros de la forma más educada posible que cada pieza tiene un proceso y unos costes y que por participar en el mercado tenemos una cuota de inscripción. Cuanto más insistís, más nos ofendéis: ¿acaso mi hora de trabajo cuesta menos que la vuestra por el hecho de realizarlo por mi cuenta? ¿Por qué no pedís una rebaja en la carnicería, frutería o en los grandes almacenes cuando vais a compraros ropa?

Si adquirís varias piezas estoy segura de que todos sabremos cómo compensaros: tendremos un detalle con vosotros o partirá de nosotros la idea de ‘redondear el precio’. Pero por favor, no menosprecieis nuestro trabajo exigiendo un descuento como si fuera un derecho. En muchas ocasiones nos encontramos en inferioridad de condiciones y por no perder una venta os hacemos una rebaja (aunque suponga perder dinero).

Gracias por leerme,

Como siempre se aceptan críticas (constructivas, por supuesto) y todo tipo de comentarios).

Un abrazo,

Sonia (CucaSimona)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s